Un PSOE más al centro… derecha

candidatura-Lozano-habilita-telefono-afiliados_EDIIMA20150701_0885_20

Si de coordenadas cardinales e ideológicas hablamos a la par, la brújula se está volviendo loca con el actual panorama político que se presenta en España. La entrada en liza de nuevas formaciones más o menos de izquierdas, más o menos de centro, más o menos de derechas, está obligando a los partidos de toda la vida en el poder, o sea, PSOE y PP, a buscar un centro de gravedad permanente, como diría el cantante italiano Franco Battiato. Y van dando pequeñas pistas de por dónde van sus virajes.

Sin ir más lejos, en el PP –un partido actualmente desnortado, desconcertado y abochornado internamente de sus mismos actos entre sus propios militantes como algún que otro ministro lenguaraz se ha encargado de confesar públicamente– alertan de que, además de perder con total seguridad la mayoría absoluta, es más que probable que su compañero de viaje a Moncloa en caso de ganar las cruciales elecciones generales el próximo 20-D no sea siquiera la nueva formación naranja de Albert Rivera, y se queden compuestos y sin novia. La soledad del PP en el Parlamento español ha sido más que notable pese a la aplastante mayoría absoluta que obtuvieron en 2011.

El último gesto rubricado en Andalucía, donde Susana Díaz podrá sacar adelante sus presupuestos para la comunidad gracias al aval en blanco que le ha otorgado Ciudadanos sin tan siquiera ser socio de gobierno (por el momento), y las líneas rojas marcadas por esta formación contra la corrupción parecen insalvables para los populares.

En Ferraz, las aguas marchan algo más tranquilas, pero también la nave sigue dando continuos bandazos pese a la ausencia aparente de marejada interna una vez sosegadas temporalmente las ansias estatales de la líder socialista andaluza. Uno de los puntos por los que Pedro Sánchez y los suyos sacaron más pecho contra el PP fue la promesa de que derogarían inmediatamente en cuanto llegaran al poder de nuevo la reforma laboral de Rajoy. El “donde dice ‘digo’ pone Diego” del PSOE no ha tardado ni 48 horas en producirse, y ahora hablan con descaro de una reforma profunda vía decreto ley. No es lo mismo. Ya no les parece tan mala la reforma laboral del PP, es el mensaje que transmiten.

Otro síntoma de un evidente viraje de los socialistas para adueñarse del centro político –gran caladero de votos indecisos en este país– a todos los niveles es el de su política de fichajes. Irene Lozano, la todavía diputada de UPyD que creara la exsocialista Rosa Díez, se encargará de las propuestas del PSOE de regeneración democrática. Tendrá que poner todo su esmero en analizar en profundidad la comisión de investigación que se abrirá en breve en el Parlamento de Andalucía para intentar ver la luz en el turbio asunto de los fraudes de los ERE y los cursos de formación, con decenas de ex altos cargos socialistas en el punto de mira de la justicia, sin contar a los expresidentes Chaves y Griñán y varios exconsejeros.

Este fichaje sorpresa (o no tanto) se produce poco después de lo que se tilda de una nueva “ocurrencia” de su líder: incluir a la exmilitar acosada Zaida Cantera como número seis a las listas del Congreso por Madrid. Se da la circunstancia de que este caso de presunto acoso en el estamento militar fue destapado precisamente por Irene Lozano. La aún diputada de UPyD perdió un proceso de primarias en su formación con Andrés Herzog y anunció que abandonaría al final de la legislatura el partido pero no la política. Lozano había apostado abiertamente por un proceso de confluencia con Ciudadanos, que la corriente mayoritaria de Díez y Herzog rechazaba de plano.

Todas las señales apuntan, por tanto, a una búsqueda de entendimiento del PSOE con Ciudadanos, todo ello si las encuestas no se equivocan y certifican el ascenso fulgurante del partido de Rivera el próximo 20-D y no se produce un inesperado desplome del PSOE.

Esta posibilidad de confluencia PSOE-Ciudadanos cobra fuerza después también de que Podemos, al que Sánchez venía haciendo hasta ahora continuos guiños, empieza a flaquear según todos los sondeos, y sobre todo después del fracaso del proyecto común de fuerzas de izquierda con una única candidatura.

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *