París

El fantasma del Aznar de las Azores entra en campaña

112118-544-400

Del 13-N al 20-D sin pasar por Cataluña ni por la situación económica de presunta recuperación, o sea, el peor de los escenarios posibles para el PP. La masacre de París también ha entrado de lleno en la campaña electoral española y ha desplazado, por el momento, las estrategias y prioridades de las formaciones políticas en liza. Cuando menos lo esperaba y deseaba, el presidente español, Mariano Rajoy, ve cómo el fantasma del Aznar de las Azores se pasea de nuevo por la Moncloa y, antes de volver a cometer los mismos errores de unilateralidad, quiere tener cómplices para un nuevo cometido bélico de carácter internacional como ya lo fueron la presencia española en Afganistán, Irak o Líbano.

Leer más

¿Por qué Occidente no corta los flujos de financiación de Ejército Islámico?

hqdefault

Después del zarpazo terrorista de París, los países occidentales vuelven a poner el punto de mira en las fuentes de financiación de la organización criminal que ha dado la orden de matar indiscriminadamente: el Estado Islámico. ¿De dónde sacan el dinero para su lucha? ¿quiénes los sustentan? ¿qué estados u organismos nutren con armas y dinero sus acciones terroristas? Muchas preguntas sin respuestas oficiales que los servicios de inteligencia de los estados occidentales saben responder al dedillo desde hace años, pero que hasta que no llega la inapelable realidad de las muertes inocentes no ponen toda su maquinaria a trabajar para intentar cortar de una vez por todas los lazos de financiación. Y aun así, los intereses económicos se interponen en el camino y se anteponen a la lucha contra el terror. Qué duda cabe que durante demasiado tiempo, las democracias occidentales han mirado hacia otro lado, y siguen haciéndolo a día de hoy, cuando saben de dónde provienen estos flujos de financiación del terror. ¿Será el 13-N parisino un punto de inflexión? Déjenme que dude seriamente al respecto.

Leer más

EXISTENCIA SIN PRINCIPIOS

2885-120412coran

En esta endemoniada espiral de destrucción orquestada solo por la mano humana, se hace más necesaria que nunca la fuerza de la razón, de la paz como bandera, de la luz como camino de salvación espiritual, provenga de la religión que provenga, porque todas ellas, todas sin exclusión, buscan en este triángulo de luz, paz y verdad la equidistancia necesaria frente a la barbarie. La masacre de París está firmada por unas siglas perfectamente identificables desde lo “desconocido”, pero no por ninguna creencia, que nadie se apodere de algo puro y limpio como es la fe de los individuos para justificar la desolación en forma de masacre indiscriminada. El único infiel aquí es el que enarbola la bandera de la religión para llenar de sangre y destrucción su causa, una causa ni que decir tiene que absurda e injustificable bajo cualquier punto de vista.

Leer más