2

Cada vez estoy más convencido de que el futuro se oculta detrás de las mujeres y los hombres que lo hacen posible. Así de claro. Y cada día, cada momento, estoy también más convencido de que es la mujer quien preserva mayor fuerza y ética en este tránsito de la vida que se nos hace pedregoso en muchos de sus tramos. La violencia que nos rodea parece inmunizarnos ante el dolor, las injusticias, las desigualdades. Por ello, ahora más que nunca en un día tan especial como es este 25 de noviembre, en que se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la mujer, se hace más necesario que nunca elevar la voz para clamar por la defensa del destino de las mujeres, ya que solo ellas son soberanas de decidir su propio futuro en libertad e igualdad con dignidad.