Somos lo que hacemos

Women sit together outside their dormatory at the Heal Africa Transit Center for women victims of sexual violence. While these women have recieved humanitarian and medical assistance for their immediate needs after sexual violence, due to funding gaps they are unlikely to receive consistant humanitarian programming for prevention or reintegration.

Estamos comprometidos con la causa de la mujer porque es preciso implantar otras ideas, un nuevo modelo de convivencia, crear, innovar, luchar por sociedades más justas, inclusivas y reales.

Cuando las mujeres prosperan, el mundo también prospera. Lo ha dicho la política mozambiqueña Graça Machel, que en 1998, año en que contrajo matrimonio con Nelson Mandela, fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional por su trabajo en defensa y por la dignidad de la mujer. Esta activista social en favor de los niños figura en el Women Deliver 100, una lista elaborada por la organización Women Deliver que incluye a cien personalidades de todo el mundo comprometidas con la causa de la mujer y que se publica coincidiendo con el centenario del Día Internacional de la Mujer. Las mujeres y hombres que han sido nominados, que representan a otros muchos implicados en el mismo esfuerzo global, están embarcados en la consecución de los

Objetivos del Milenio, cuyo apartado tercero promueve la igualdad de género, la autonomía y el empoderamiento de la mujer, así como el quinto propone mejorar la salud materna y disminuir el riesgo de muerte durante el embarazo y el parto. Educación y sanidad para una paridad que se antoja más difícil conforme se avanza por la escala del desarrollo y que agiganta la brecha de género entre los países ricos y los pobres. Por eso, la lista de Women Deliver incluye junto a estadistas de la talla de Hillary Clinton, Tarja Halonen —la presidenta de Finlandia que tuve oportunidad de entrevistar cuando me recibió en su casa y que tanto ha hecho desde Europa por la mujer—, la reina Rania o la periodista Oprah Winfrey, a mujeres que desarrollan su labor en África y en otras zonas deprimidas del planeta donde, como bien sabe la presidenta de Liberia, Ellen Johnson- Sirleaf, la primera mujer presidenta electa de un país africano, se juegan literalmente la vida todos los días o son víctimas de prácticas salvajes como la ablación o simplemente siguen siendo esclavas. Según Jill Sheffield, responsable de Women Deliver, esta lista incluye a quienes navegaron con éxito por los pasillos del poder junto a quienes, en primera línea, trabajaron para aumentar los derechos y las opciones de las niñas y mujeres del mundo.

Se trata de mujeres y hombres cuya vocación pública les impulsa a creer que otro mundo es posible y hacen por el cambio social algo más que servir de instrumento político al reclamar ransformaciones estructurales y nuevos modelos de convivencia. Como cualquier cambio sistémico, saben que es preciso implantar otras ideas, otros paradigmas, otros principios éticos, otra conducta y otra moralidad. Todos ellos mejoran vidas, denuncian la violencia y la discriminación, crean, innovan y luchan por sociedades más justas, inclusivas y reales. La expresidenta de Chile y directora de ONU Mujeres Michelle Bachelet, una más de la centena, considera que los miembros de la lista entienden y desafían las actuales estructuras de poder, y nada les detendrá a la hora de llevar a cabo cambios que mejoren la existencia diaria de las mujeres del mundo. También hay hombres entre tantas mujeres valientes. Allí están el secretario general de Naciones Unidas, Ban Kimoon; Mohamed Yunus, el banquero de los pobres y Nobel de la Paz e, incluso, José Luis Rodríguez Zapatero, que hizo historia al nombrar el gobierno europeo con más presenciade mujeres, todo un hito en la lucha por la paridad e igualdad de oportunidades.

Yo modestamente también, con mi pensamiento, conciencia ,con la pluma, la palabra y mis ideas, quiero contribuir a mejorar la vida de las mujeres porque ese empeño me convierte en mejor persona, me hace más humano, más sensible.

Cada vez tengo menos certezas y más amor porque estoy convencido de que somos lo que hacemos para poder cambiar lo que somos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *