Malestar en el PP por las listas del 20-D

imagen

A nadie dentro y fuera del Partido Popular ha dejado indiferente las listas de salida para concurrir a las próximas elecciones generales del próximo 20 de diciembre confeccionadas casi unipersonalmente por el presidente del partido, Mariano Rajoy, y por su secretaria general, María Dolores de Cospedal, precisamente una de las directamente implicadas en el reparto de puestos. La ex presidenta de Castilla-La Mancha ha decidido ocupar el puesto de salida en las listas por Toledo.

Otros seis exalcaldes que perdieron el sillón en las pasadas elecciones municipales del 24-M también han sido colocados como números uno para el Congreso en las respectivas circunscripciones en las que ocuparon tareas municipales. Así, los ya exalcaldes de Sevilla (Juan Ignacio Zoido), Córdoba (José Antonio Nieto), Cádiz (Teófila Martínez), Palma de Mallorca (Mateu Isern), Ciudad Real (Rosa Romero) y Huesca (Ana Isabel Alós) encabezará la lista en la provincia de cuya capital eran alcalde o alcaldesa.

Esta decisión ha sido internamente cuestionada en las filas populares. Los que avalan la decisión creen que todos los citados exalcaldes obtuvieron resultados positivos en las pasadas elecciones municipales y solo fueron desplazados del poder por alianzas de terceros, y que el nuevo reto para el Congreso es un premio a su labor municipal durante los últimos años. Por el contrario, muchos militantes populares creen que así se traiciona la voluntad popular de muchos ciudadanos, que votaron a sus candidatos para que trabajaran en labores municipales, y no que ahora den el salto al Congreso por decisión unipersonal del presidente del partido.

Rajoy no lo ha tenido fácil para confeccionar las listas, sobre todo teniendo en cuenta las encuestas, que auguran un notable retroceso parlamentario del PP. De 186 escaños obtenidos en 2011, los sondeos no dan más de 130 a los populares. Por ello, entre los encargados de confeccionar el reparto de los cabezas de cartel en las circunscripciones tanto Rajoy como Cospedal han debido hilar muy fino para contentar al mayor número de dirigentes populares. Y aun así no han conseguido contentar a todos, como estaba previsto.

Cospedal y el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez Maíllo, pactaron con los barones regionales las listas para evitar males mayores, pero una vez dadas por cerradas se ha comprobado que no ha llovido a gusto de todos.

Sirva como anécdota el caso del expresidente del PP andaluz y actual vicesecretario general de Política Regional y Local de la formación conservadora, Javier Arenas, que ha decidido no concurrir a las elecciones generales y continuar como senador en representación de la comunidad de Andalucía tras acordarlo así en una conversación mantenida directamente con Rajoy.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *