Las mentiras del ‘cirujano’ Rajoy

Mariano-Rajoy-materno-infalntil-Hospital-Valdecilla_EDIIMA20150330_0659_14

Sin necesidad de hacer un balance exhaustivo de la legislatura más larga de toda la democracia gracias al paso de Mariano Rajoy por la Moncloa, una primera conclusión aparece ipso facto a modo de titular: desde el primer día hasta estos últimos que vivimos en la actualidad, la mayoría absoluta del Partido Popular en las urnas el 20 de noviembre de 2011 ha servido para concatenar mentira tras mentira. La última de esta interminable lista la puso en bandeja de plata desde Nueva York el propio presidente del Gobierno sin arrobo alguno: “Desde que asumimos la responsabilidad de gobernar hemos cumplido siempre el déficit”. Ni el más malo de los polígrafos lograría superar semejante falsedad con cifras reales sobre la mesa. Vayamos a los datos, que esos sí que nunca mienten.

España terminó arrojando un déficit definitivo en 2012 del 6,70%, casi un punto por encima de lo prometido por Rajoy a Merkel en su momento, aunque llegó a pactar una rebaja del listón hasta el 6,3%, que también incumplió como vemos por medio punto porcentual.

No fue mejor al año siguiente, ya que pese a que se pactó con la Comisión Europea un margen adicional de dos puntos sobre lo estipulado en un primer momento en los Presupuestos Generales del Estado (4,5%), tampoco se pudo respetar este nuevo límite ya que al cierre del ejercicio el déficit español se fue al 6,58%, prácticamente una décima sobre el objetivo revisado dos puntos por la propia Comisión.

La flexibilidad que ofreció en 2014 Bruselas (con un tope del 5,8%) tampoco sirvió al equipo económico de Rajoy para cumplir lo pactado y lo prometido ya que se fue al 5,9% con rescate bancario incluido. Rajoy había prometido en un alarde de osadía que España no superaría ese año el 5,5%. Evidentemente, no fue así.

Ni que decir tiene que los augurios del gobierno popular para el presente 2015 (4,2% de déficit, lo acordado con la Comisión) no cuadran con lo estipulado ni por Bruselas (4,5%) ni por el FMI (4,4%). Peor lo tiene Rajoy para explicar sus datos de previsión para el próximo 2016, ya que la Unión Europea no se cree sus cuentas y le ha enviado un toque de atención a través del comisario socialista Pierre Moscovici.

Pero si mentiras son las que ha contado Rajoy sobre la contención del déficit público no menos mentiras fueron las que dijo por ejemplo en el último debate sobre el estado de la nación. La primera y más importante, negar que España pidió un rescate para salvar a la banca. España renunció a su soberanía económica con la intención de sanear el sistema financiero. Para ello creó un banco malo con dinero público de todos los españoles, y todo para salvar la crítica situación de buena parte del sistema bancario, sobre todo el pufo de Bankia, a cuyos mandos estaban Miguel Blesa, amigo íntimo de Aznar, y después Rodrigo Rato, el denominado artífice del “milagro español”.

Las políticas de empleo del PP y su reforma laboral también quedan claramente en entredicho con los datos sobre la mesa, porque según Rajoy el pasado 2014 fue el primer año desde 2006 en que en España se creaba empleo y se reducía el paro. La verdad es que cuando Rajoy pisó la moqueta de Moncloa en diciembre de 2011 había en España 17,1 millones de afiliados a la Seguridad Social y el dato a 31 de enero de 2015 es esclarecedor: 16,5 millones.

Parecidos razonables con un video dominicano

 

Etiquetas:, , ,

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *