LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN Y LA ÉTICA PERIODÍSTICA

10171654_10203877750214610_8005141260224337025_n

DE LA LIBERTAD

 

  • Desde la antigüedad clásica (Grecia, Roma) se ha entendido la libertad como el bien más preciado del hombre, no por el valor que tiene en sí misma sino por lo que con ella se consigue. La libertad como valor intrínseco a la condición humana: sin ella el hombre no es hombre. La historia de la humanidad es la historia de la lucha por la libertad.

 

  • No fue hasta la Revolución Francesa con Rousseau (el buen salvaje y el hombre que nace libre como su estado natural), Voltaire y Montesquieu (separación de poderes), cuando se asimila la libertad del hombre con los derechos fundamentales inherentes a ella (Declaración Universal de los Derechos del Hombre).

 

  • El modelo revolucionario francés se concreta en América en la declaración de independencia. Con la democracia se potencia la libertad de información y la libertad de prensa, no sólo como vehículo para canalizar la libertad de expresión sino como un poder (el cuarto poder) que actúa como garante de la democracia y del resto de las libertades y que ejerce un control sobre los tres poderes clásicos (ejecutivo, legislativo y judicial).

 

  • En lo económico, con la Revolución Industrial se consolida el liberalismo y las relaciones entre el capital y el trabajo lo que desembocará en las dos tendencias que han sobrevivido hasta la globalización y que se disputan la titularidad de los medios de producción: el capitalismo y el comunismo. Ambas están sujetas a la tentación totalitaria.

 

  • Como derecho fundamental, el único límite de la libertad de información debería ser la verdad. Hasta tal punto está por encima de otros derechos fundamentales que cuando entra en colisión con ellos, por ejemplo con el derecho al honor, prima la libertad de información bajo el principio de exceptio veritatis (a excepción de la verdad).

 

Con las nuevas tecnologías y la globalización, capaz de transmitir información de una manera tendencialmente simultánea y potencialmente ilimitada, se ha puesto de manifiesto el principio de que “el medio es el mensaje”, formulado por el teórico de la comunicación Marshall McLuhan. Su pensamiento ha resistido el acoso del tiempo y aquella profética “aldea global” es hoy el mundo de la globalización. La información es poder y quien la posee decide sobre la vida de los demás. La concentración de medios de comunicación en grandes grupos mediáticos (Prisa) supone en muchos casos un límite a la libertad y un poder fáctico paralelo que se vende al mejor postor y que se corrompe y corrompe. La libertad de información molesta siempre al poder igual que la verdad molesta a la mentira y la manipulación. Mientras exista una prensa libre hay garantías de libertad e independencia.

 

DE CAMBIO16 Y LA LUCHA POR LA LIBERTAD

 

  • Cambio16 nace en 1971, en plena dictadura franquista, con el compromiso firme de defender la libertad de prensa y de información, de llamar a las cosas por su nombre y de generar en la sociedad una opinión pública plural, objetiva e independiente. Fue el primer medio de comunicación auténticamente libre en España —después vendría El País y el resto— y contribuyó al advenimiento del sistema democrático tras la desaparición del dictador, que murió en la cama como denunciaba uno de los editoriales de la época.
  • Como consecuencia de ese compromiso con la libertad, Cambio16 fue perseguido y censurado, denunciado en los tribunales franquistas, prohibido tanto dentro como fuera de España (en especial en regímenes totalitarios donde su enconada defensa de las libertades molestaba al poder, como ocurrió en Marruecos y en las dictaduras latinoamericanas).
  • Con la democracia, Cambio16 se convirtió en el referente de la prensa libre y responsable, comprometida, que nunca acepto la presión de los poderes fácticos ni admitió el soborno de los poderes económicos. Una prensa libre al servicio de la verdad que no es complaciente con el poder porque entiende que el poder emana de la voluntad popular y de la soberanía nacional y quien lo ejerce debe rendir cuentas de su gestión ante el pueblo, que lo ha hecho depositario de su confianza.
  • En la actualidad la única forma de ejercer presión sobre los medios de comunicación es mediante la asfixia económica (cerrando el grifo de la publicidad). Por eso, la permanencia en el mercado de una cabecera histórica como Cambio16, el semanario decano de las revistas de información general en España y el de mayor proyección internacional en idioma español, y un diario digital emergente desde final del pasado año, es más que un símbolo de libertad, un empeño profesional de su editor y de todos los periodistas que trabajan en él así como en el grupo matriz, el Grupo EIG Multimedia, un holding mediático nacido al amparo de la línea editorial que convirtió la marca Cambio en sinónimo de libertad e independencia.
  • Aun así, el editor, fundamentalmente, y los periodistas que trabajan en el Grupo EIG Multimedia, no sólo arriesgan su patrimonio y hacen gala de su profesionalidad, sino que se juegan la vida diariamente en defensa de la libertad de prensa y de información. El director de Cambio16, mi compañero y amigo Gorka Landaburu, fue herido gravemente por una bomba de ETA que intentó silenciarlo por su denuncia de la violencia y del terror y su apuesta inequívoca por la libertad. Tanto él como yo mismo, como editor y director de algunas de las cabeceras, como la emblemática Cuadernos para el Diálogo, nos hemos visto durante doce años obligados a convivir con una escolta policial permanente ordenada por el Gobierno de España dada nuestra condición de objetivos prioritarios del terrorismo de ETA.
  • Con este compromiso y con esta línea editorial nación también el semanario CambioRD que, en las mas de 200 ediciones que lleva —lo que le convierte en el decano de los semanarios de distribución gratuita en la República Dominicana—, hemos contribuido decididamente a la institucionalización del país, generando confianza en el exterior y apostando por la inversión extranjero, como hemos hecho nosotros mismos.
  • No hemos dudado a la hora de denunciar los abusos de poder y la corrupción, ya viniesen desde el Gobierno y la Administración pública como desde los poderes fácticos. Así nos lo han reconocido nuestros miles de lectores, nuestros militantes, este y no otro son los motivos por los que seguimos creciendo mientra otros menguan.

 

DEL COMPROMISO ÉTICO CON LA LIBERTAD Y EL PERIODISMO

 

  • Cuando se incrementa el número de periodistas asesinados y la presión de los gobiernos hacia los medios de comunicación, como ha sido denunciado en múltiple de ocasiones por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), la libertad de prensa e información retrocede, dejando paso a la corrupción y las dictaduras, tanto pública como privadas. La SIP, sigue alertando continuamente contra el retroceso en la libertad de prensa e información en los países de Latinoamérica.
  • Pero también en el resto del mundo y, en España.
  • En un mundo globalizado en el que las tecnologías son sinónimo de poder y los medios de comunicación están al servicio de las dictaduras públicas y privadas, el auténtico compromiso ético con la libertad y el periodismo consiste en denunciar los atropellos contra la libertad y la manipulación de la verdad, así como la corrupción del poder , de la Administración pública y las multinacionales que actúan en nombre del capital y el neoliberalismo, abocándonos a una crisis que ha hecho estallar la burbuja financiera. Peor aun la gran crisis de los valores humanos que como consecuencia se evidencia.., desde hace tiempo, el desprecio a los valores éticos y los derechos fundamentales del hombre.
  • Desde hace muchos años, en mi sección semanal en Cambio16…, vengo analizando profundamente los efectos nocivos de la globalización y he definido lo que he dado en llamar el Sexto Continente, un espacio teórico sin fronteras ni aduanas en el que están condenados a vivir todos aquellos seres humanos que son considerados ilegales en un mundo en el que sólo el dinero puede moverse libremente. Confiemos en que la actual crisis económica y financiera sea la antesala de una profunda transformación social, de un cambio radical impulsado por la revolución de las conciencias.
  • Como entiendo que otro mundo es posible, más libre, más independiente, en el que ningún ser humano sea considerado mejor que otro, más igualitario y más justo, que propicie otro modelo de convivencia y de crecimiento, un desarrollo que garantice las sostenibilidad y los recursos naturales evitando el despilfarro, el cambio climático y el petropoder, con fuentes alternativas de energía y protegiendo la riqueza medioambiental, el compromiso ético que asumo, tanto personalmente como desde Cambio16 y el Grupo EIG Multimedia, es por la dignidad y felicidad de todos los seres humanos, por su libertad y su bienestar, por la globalización del gasto social, de la cultura, de la educación, de la sanidad, de la vivienda, de la igualdad de oportunidades.
  • Las armas para hacer posible el cambio y el nuevo orden internacional no pueden ser otros que el compromiso ético con las libertades (y, por supuesto, con la libertad de prensa e información), la transparencia democrática, la lucha contra la corrupción, el rendir cuentas de la gestión pública, la denuncia constante de los abusos de poder, la lucha contra la pobreza, un reparto más equitativo de la riqueza, la solidaridad, la tolerancia, el diálogo, el pacto, el consenso y un compromiso permanente en la conciencia de que otro mundo es posible.
  • Este compromiso ético se tiene que concretar en estos momentos en la exigencia de una reforma constitucional acorde con estos supuestos que acabo de enumerar, en la línea de otras reformas en vanguardia del cambio, con unas generaciones mejor preparadas, capaces de asumir sus señas de identidad, su cultura y una capacidad creativa que transforme las estructuras sociales.

BndgHO7IYAEO8TN.jpg-medium

 

Manuel Domínguez Moreno

12 de Mayo de 2014

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *