Europa pincha la única baza electoral de Rajoy

imagen

La Europa de los recortes vuelve a llamar a capítulo al Gobierno español porque teme que incumpla sus objetivos de reducción de déficit comprometidos en el denominado Pacto de Estabilidad y Crecimiento para los ejercicios del presente 2015 y el próximo 2016. Por ello, conmina al equipo de Mariano Rajoy a que modifique “lo antes posible” los Presupuestos Generales del año que viene, aunque el margen que tiene el Gobierno es ya prácticamente nulo con las elecciones a la vuelta de la esquina y también a punto de disolverse las cámaras parlamentarias. Para colmo, Rajoy ha anunciado que no moverá un dedo para seguir los ‘consejos’ procedentes de la Comisión Europea porque está convencido de que, de un modo u otro, España cumplirá con sus compromisos. “España no va a incumplir el déficit”, ha afirmado rotundo el presidente español. En conclusión, será el nuevo ejecutivo que salga de las urnas el próximo 20 de diciembre el que tenga que apechugar con las obligaciones impuestas desde Europa, y encima lo tendrá que hacer con unas cuentas ya aprobadas de antemano por el rodillo del Partido Popular, que con este gesto quiere mantener la estela de lo ejecutado durante sus cuatro largos años de Gobierno, la legislatura más larga de toda la democracia española.

El citado Pacto establece que los países del euro deben remitir sus cuentas a Bruselas para el escrutinio comunitario. Desde la Comisión Europea, a su vez, se debe remitir su opinión a cada Estado miembro dentro del periodo de aprobación parlamentaria para que el país incluya las modificaciones necesarias si lo cree pertinente, aunque no es una opinión vinculante.

En este sentido, el comisario Pierre Moscovici, socialista, ha informado de que “la Comisión prevé que el déficit global de España descienda al 4,5% del PIB este año y al 3,5% en 2016, con lo que se incumpliría el objetivo de corregir el déficit excesivo a más tardar en 2016”. Moscovici ha protagonizado varios desencuentros con el resto de comisarios y ministros de finanzas europeos. El propio Luis de Guindos achacó esta reprimenda del comisario europeo a su filiación socialista y no quiso creer la advertencia como cierta. Ahora, el informe definitivo de la Comisión certifica lo que se avanzó días antes: que España no cumplirá con sus objetivos de déficit ni en este 2015 ni tampoco lo hará el próximo ejercicio.

El informe es tajante: “España está en riesgo de incumplir el Pacto de Estabilidad”. “Los escenarios macroeconómicos proyectados son un tanto optimistas. La Comisión invita a las autoridades a ejecutar estrictamente el Presupuesto de 2015 y a adoptar las medidas necesarias dentro del proceso presupuestario para asegurarse de que el presupuesto de 2016 se cumple”, apuntan las conclusiones de la Comisión Europea.

Los números no cuadran se miren como se miren. El agujero español se va a los 10.000 millones de euros y el déficit se dispara hasta el 4,5% este 2015 (tres décimas por encima de lo previsto, lo que supone un gasto adicional de 3.000 millones). Los datos no son más alagüeños para el próximo 2016, ya que la Comisión teme que España llegue a un déficit del 3,5%, unos 7.000 millones más de la cuenta, siete décimas por encima del tope.

España, mientras tanto, estima que crecerá más e ingresará muy por encima de los negativos vaticinios de Europa. Es el principal argumento electoral del PP de Mariano Rajoy para las próximas elecciones generales. Bruselas no lo ve tan claro como España y teme que el tirón experimentado en 2015 sufra el próximo año un fuerte frenazo motivado por los países emergentes.

España ha sido hasta ahora durante los últimos años el alumno aventajado de Berlín y los números positivos que ha puesto sobre la mesa pueden sufrir un parón inesperado que desestabilice la paciencia de Merkel y sus recetas de contención del gasto.

Rajoy mantiene que desde que él está al frente del Gobierno siempre se ha cumplido el déficit ordenado desde Bruselas y de paso recordó que si alguien se ha equivocado en las estimaciones ha sido precisamente la Comisión Europea. “Probablemente estaban pensando en otras épocas en que nos desviábamos hasta tres puntos”, recordó Rajoy aludiendo directamente al déficit dejado por el paso de José Luis Rodríguez Zapatero por Moncloa.

Sin comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *