El PA muere con la esperanza de resucitar el andalucismo

AJR_JDS_RP_RSB_5_T

Morir con la esperanza de renacer cual ave Fénix. Así certificaron los líderes de la histórica formación política la muerte del Partido Andalucista el pasado domingo 13 en Torremolinos (Málaga). Después de 40 años de existencia y algún que otro logro político importante como ha sido ocupar escaño en el Congreso de los Diputados o en el Parlamento Europeo, o incluso gobernar en Andalucía coaligados con el PSOE, el 78% de los presentes en el XVII Congreso Nacional del partido aprobó su disolución como formación política, aunque mantendrá una estructura mínima hasta 2019 para dar cobertura a los más de 300 cargos públicos que la formación mantiene en ayuntamientos y diputaciones provinciales.

La principal lección asumida por el Partido Andalucista durante estas cuatro décadas de historia la ejemplificó con una reflexión sin concesiones el histórico líder andalucista y ex alcalde de Sevilla Alejandro Rojas Marcos. “Quisimos investir de poder al pueblo andaluz por la cabeza y teníamos que haber empezado por investirle por los pies”, sentenció.

El secretario general de los andalucistas, Antonio Jesús Ruiz, aseguró tras conocerse este desenlace que el PA “para su actividad política y no se va a presentar a unas elecciones más”, pero subraya, en la tónica general de los mensajes de sus compañeros, que “el andalucismo no para”. El líder andalucista cree a pies juntillas que el espacio político dejado por el PA “va a ser ocupado por una nueva forma política que evidentemente va a tener que decir mucho en el programa político andaluz”.

En esta misma línea argumental, Alejandro Rojas Marcos reconoció que “el Partido Andalucista se retira, pero los andalucistas ni nos retiramos, ni nos rendimos”. Y añadió: “Un día Blas Infante desapareció, pero no murió el andalucismo. Hoy desaparece el Partido Andalucista, pero el andalucismo no morirá”. Durante su discurso a los asistentes, el ex alcalde de Sevilla les dijo que no habían acudido a esta cita de despedida “a agachar la cabeza, sino a levantarla. Habéis venido a gritar con fuerza ‘¡hasta aquí hemos llegado!’, y como quien pone una pica en el camino a la cima, en un lugar al que nadie antes consiguió llegar, para colgar de ella el testigo que un día otros habrán de recoger”. Una puerta abierta en toda regla a la refundación del andalucismo bajo otras siglas diferentes a las del PA, que había venido viviendo en las últimas citas electorales un declive sin paliativos ante el surgir de nuevas corrientes políticas que también aglutinan ya el sentir del andalucismo. Difícil coyuntura la de los andalucistas, sin un referente claro que lidere sus propuestas y con la rémora que dan los vaivenes de su historia durante estas últimas cuatro décadas. A ello se suman los problemas con la justicia de un líder tan emblemático como el ex alcalde de Jerez y ex diputado Pedro Pacheco, actualmente en prisión.

Para no dejar ningún cabo suelto, una vez aprobada la declaración política de disolución, con los votos a favor de 243 militantes, 57 en contra y diez abstenciones, se procedió a aprobar la comisión delegada que será la encargada a partir de ahora de dotar de una estructura básica a la formación para futuras operaciones.

 

Por Manuel Domínguez Moreno

14 de septiembre de 2015

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *