El nuevo periodismo renace desde la reflexión

CONFERENCIA Magistral en el Paraninfo de la UASD en la clausura del curso del 2.0011

En tiempos inmediatamente pretéritos se decía que la prisa es propia de delincuentes y de personas mal organizadas. No así la rapidez, (que no es lo mismo que la prisa), con la que actúan, por ejemplo, aquellos servicios cuya finalidad es atender a la ciudadanía en diversos aspectos emergentes extremos: bomberos, policía, asistencia sanitaria, granizadas o nevadas intensas y otros.

La rapidez también es inherente al periodismo, una de las dos partes importantes del mismo, y por ello todos los avances tecnológicos que acortaban el tiempo que requería la transmisión de las noticias eran inmediatamente incorporados por la prensa. Me refiero al heliógrafo, telégrafo, teléfono, el envío de señales sin hilo, es decir, la radio, y más tarde la televisión. Y ahora, Internet.

Ahora bien, la otra parte inherente al periodismo, que son solo dos, es la que dedicamos a analizar los acontecimientos, a comprenderlos, a intentar conocer el porqué de las cosas, a buscar razones o sinrazones.

Es lo que reivindico y denomino –desde hace ya mucho tiempo en artículos, entrevistas y conferencias– como periodismo de reflexión, exactamente el tipo de periodismo que hacemos en Cambio16 desde que soy su responsable editorial, hace ahora 17 años. Y siempre hemos hecho lo mismo, buscar, ahondar, rascar, preguntar, leer, consultar, contrastar, hasta dar con una historia, cerrar un tema en donde la actualidad sea tan solo una referencia, un dato, una fecha y una hora.

Actualmente, y desde hace ya demasiado tiempo, vemos con inquietud cómo las prisas en la transmisión de los hechos y el tipo de soporte elegido predominan sobre el contenido, lo que es lo mismo que relegar a un segundo plano la razón primigenia del periodismo.

Por ejemplo, Twitter, Facebook, que sin negar en absoluto su valor, basan su modelo de éxito más en la multiplicación del mensaje, tenga este la factura que tenga, y en los impactos computables, que en la naturaleza de lo transmitido.

Umberto Eco, en su nuevo libro Número Cero, ratifica esta opinión cuando dice: “Internet puede haber tomado el puesto del periodismo malo… Pero ahora todos los que habitan el planeta, incluyendo los locos y los idiotas, tienen derecho a la palabra pública. Hoy, en internet, su mensaje tiene la misma autoridad que el Premio Nobel y el periodista riguroso. A lo mejor nado contracorriente, ojalá, lo he hecho toda mi vida y es una manía personal y disfruto con ello, y por ello reivindico siempre el periodismo de reflexión cuya vitalidad actual y futura tienen más vigencia que nunca. Precisamente por esas fórmulas tecnológicas con las que se pretende suplantar el pensamiento, la utilización del conocimiento y la inteligencia, la reflexión, en suma”.

El soporte siempre debe estar al servicio de la creación periodística y no al contrario, pues si así sucediera ganaríamos en tecnología pero perderíamos la razón. Con la razón se genera tecnología, pero la tecnología no crea razón.

Además, este tipo de periodismo de rabo corto es favorable al anidamiento de los espontáneos y los manipuladores maliciosos ya que elimina el filtro que ejerce el periodista con su criterio profesional, su experiencia y su responsabilidad ante el público.

Corremos el riesgo de convertir el periodismo en un todo vale, en un todo a cien que no significa que la información deba ser un coto cerrado e inaccesible solo controlado por los periodistas y los editores, sino defender el papel de los profesionales de la información que trasciende de su propio ámbito de trabajo.

Por otra parte, el periodismo tradicional ha estado siempre abierto a cualquier tipo de persona que tuviera algo que decir mediante artículos, entrevistas, debates y otros géneros.

No estamos solos

Mediando el Océano Atlántico llegamos a los Estados Unidos, país en el que se reinventó el periodismo de los siglos XIX y XX y en donde ahora, en el XXI, algunos han girado el timón para volver sobre la derrota que venían siguiendo. Es decir, volver desde las redes llamadas sociales al periodismo de reflexión. Volver a navegar a vela, que no hace falta llegar tan pronto a los sitios, sino disfrutar más de la travesía.

Estos son, por ejemplo, Rob Orchard y Marcus Weeb, que han creado hace ya unos años una nueva publicación, Delayed Gratification, que ha desechado, como modelo la prisa y la pretensión de la difusión universal en pro de un periodismo de calidad y de reflexión. Recomiendo una visita a esta brillante publicación de nuestros colegas estadounidenses que se ha situado en la vanguardia de los medios en su país precisamente, un periodismo tradicional prácticamente, lo que no quiere decir que sea anticuado, ni carca, ni mucho menos obsoleto.

La razón nunca envejece y la inteligencia siempre es joven y ambas se nutren en los campos que abona la experiencia.

Vamos a proseguir por tanto con nuestra forma de hacer y entender el periodismo porque en ello creemos, porque no sabemos hacerlo de otra forma y porque no somos ni delincuentes ni desorganizados.

LÍNEAS GENERALES

La libertad de expresión y el derecho a la información son dos principios esenciales para la existencia de la prensa libre, uno de los pilares de la democracia y, por tanto, de la sociedad.

Los periodistas ejercemos estos dos derechos esenciales en nombre de la opinión pública y de nuestros lectores. Es por ello que tenemos una responsabilidad moral, política y jurídica. Y debemos exigirnos, además, una transparencia que nos ayude a cimentar el único patrimonio de nuestro oficio: la credibilidad.

En pro de esta credibilidad, imprescindible, es importante tener como referencia un código deontológico que nos ayude a despejar dudas sobre cómo contar las cosas, sobre cómo conseguir información y sobre cómo se debe tratar dicha información.

En Cambio16 vamos a tomar como referencia el Código Deontológico aprobado por la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE), por tratarse del órgano regulador de la profesión por antonomasia en nuestro país. Además, está reconocido por la inmensa mayoría de los medios, tradicionales y nuevos, y responde a criterios lógicos y sensatos.

(Documento anexo: “Código Deontológico”).

Cambio16 ya tiene un importante trecho recorrido dentro de la profesión, y cuenta con un aval de credibilidad innegable del cual vamos a partir también en Cambio16 Diario Digital. La tradición y el buen hacer de la cabecera han labrado un camino reconocido por la sociedad a la que nos dirigimos. No hace falta explicar quién es Cambio16. Todos nos conocen. Si acaso, hay que anunciar que ahora comenzamos una nueva etapa para afianzarnos en el ámbito digital y así poder continuar con nuestra labor periodística en la actual sociedad global de la información.

Por tanto, la línea editorial ya está trazada, y podemos seguirla con la tranquilidad que da el hecho de saber que Cambio16 la asume con todas sus consecuencias desde 1971, año de su creación, hace más de cuatro décadas, lo que distingue al semanario como cabecera decana de las revistas de información general en España y la de mayor proyección internacional. Y si sigue en plena vigencia es porque el camino por el cual discurre responde a la verdad, base de nuestra credibilidad y está escogido con criterio.

Definen a Cambio16 –en los informes que analizan la prensa nacional– como un medio liberal, socialdemócrata, situado a la izquierda en el espectro político. Sin embargo, su actual presidente del Consejo Editorial, Manuel Domínguez Moreno, va un paso más allá al aseverar que “la razón última del periodismo es ser un elemento incómodo al poder. No hay que caer en la complacencia. Hay que informar”. Y en esa andadura vamos a continuar.

Lo que sí es exigible más allá de la línea editorial es un rigor exhaustivo a la hora de contrastar cualquier información que se vaya a publicar. Debemos buscar una o dos fuentes más que nos den la certeza de que la información que pretendemos publicar es veraz, especialmente cuando se trate de información sensible o de denuncia. Hablar con actores o testigos que nos aporten diversos puntos de vista de un mismo hecho, a los cuales citaremos cuando así nos autoricen a hacerlo, y cuyas declaraciones plasmaremos entrecomilladas en nuestras piezas informativas.

Se puede contar todo lo que sea probadamente verdad. Pero es preciso ajustarse al estricto cumplimiento del código deontológico anteriormente citado para tener claros los límites. Porque los hay. Y no debemos incurrir en irresponsabilidades informativas.

LIBRO DE ESTILO

Esta breve guía está dirigida a todos los medios del grupo. Pero contempla particularidades y criterios estéticos enfocados a cómo se visualiza Cambio16 Diario Digital en la pantalla de un dispositivo. Así, no tiene por qué coincidir con los criterios de maquetación de las ediciones impresas en las cuestiones tipográficas.

Del mismo modo, escribir para la red también se desmarca de la manera en la que se escribe tradicionalmente para el papel. Aquí hacemos referencia a un estilo más fluido y directo, más escueto y, en ocasiones, cercano, que permite interactuar al lector online. También tiene la finalidad de que el diario se integre en las redes sociales.

Lo que no cambia es el oficio de contar. De expresarse con claridad y abordar temas de interés. Por lo cual, las diferentes cabeceras de Cambio16 se pueden –y deben– retroalimentar en cuanto a contenidos y capital humano. Creando sinergias que repercutan en crecimiento y calidad.

El libro de estilo es de obligado cumplimiento para todos los que escriban en los medios del grupo. Las tribunas de opinión y los blogs no están exentas, aunque se contemplan ciertas particularidades para ellas, así como las entrevistas. Ambos casos se analizan con más detalle en el apartado “Particularidades”.

La información y la opinión se presentarán claramente diferenciadas entre sí.

Del mismo modo que la publicidad también se diferenciará claramente del resto de los contenidos de la web.

La red es tan grande, hay tal avalancha de información, que si un medio no logra diferenciarse pasa desapercibido. Por eso hay que encontrar un nicho en el que desarrollarse periodísticamente y diferenciarse de los demás.

Atendiendo a esta necesidad, uno de los elementos que nos diferenciará será la elección de los contenidos multimedia, su calidad y la forma en la cual se elaboran.

Las distintas cabeceras de Cambio16 se diferenciarán por hacer periodismo de autor donde se refleje claramente el trabajo personal del equipo de periodistas que seleccionan, interpretan y elaboran las informaciones que se publican, con criterio, no de forma automatizada.

La información política seguirá siendo uno de los pilares fundamentales, pero cobrarán un peso muy importante las entrevistas (también daremos cabida y difusión a las que se publiquen en los semanarios, del mismo modo que quedan a disposición de los semanarios las que se editen en la web).

Se va a otorgar este peso a la entrevista por tratarse de un género que nos permitirá obtener información exclusiva, de calidad, y procedente de todos los ámbitos. Se puede entrevistar a personajes que procedan de casi cualquier ámbito, siempre que aporten algo, aunque se primará la política y la cultura.

En esta línea, y como ya es tradicional en la forma de entender el periodismo en los medios del grupo, se apostará por el periodismo de investigación, que desentrañe para los lectores las noticias que más impacto tengan en la opinión pública, desvelando las tramas y los intereses que se ocultan detrás de las noticias puntuales.

La opinión y los blogs también serán otro reclamo que se potenciará, en la medida de lo posible, a través de las redes sociales para ampliar su visibilidad.

Particularidades

TRIBUNAS DE OPINIÓN y BLOGS

Los artículos estrictamente de opinión responden al estilo propio del autor, y no serán retocados, salvo por razones de ajuste o errores flagrantes (incluidos los de ortografía).

Hay que respetar por lo general la grafía, puntuación, acentuación y sintaxis de los artículos de colaboración.

Se ha de reflejar claramente la autoría del artículo, mediante un pie de autor.

En el caso de los blogs, es importante establecer una periodicidad concreta. Así, independientemente de que su autor elija que esa periodicidad sea más o menos frecuente, una vez esté establecida, hay que cumplirla.

 

ENTREVISTAS

Los defectos de dicción o de construcción idiomática de un entrevistado –por ejemplo por tartamudez, o por ser extranjero– no se deben reproducir.

Como mucho, se puede hacer notar en el lead, de la manera más respetuosa y educada, y sin poner en ridículo al entrevistado.

Las conversaciones serán grabadas para resolver cualquier tipo de conflicto que pueda surgir de una entrevista con dicha grabación.

CRITERIOS DE ESTILO Y NORMAS DE EDICIÓN

Cuando se plantee una duda sobre cómo escribir un término que puede prestarse a varias grafías, tomaremos los criterios de la Real Academia Española (RAE). Esta institución renueva el léxico español en sus revisiones periódicas, y amplía la terminología añadiendo expresiones que se acuñan de manera frecuente en el entorno digital. Por ello, lo más útil es consultar nuestras dudas a través de su página web, puntualmente actualizada, y de fácil y rápido acceso: www.rae.es

En caso de dudas sobre el uso de mayúsculas, expresiones o estructuras gramaticales, consultaremos la Fundación del Español Urgente: www.fundeu.es

Un Libro de Estilo es un manual vivo, como la lengua castellana en la que, en este caso, se expresa. La sociedad global nos obliga a acuñar términos nuevos y conceptos igualmente novedosos. Y debemos recogerlos a medida que van surgiendo.

Utilizaremos las versiones castellanizadas de los anglicismos en la medida que la Real Academia Española las vaya aprobando (como por ejemplo los términos referentes a la red social Twitter, en cuyo caso hablaremos de escribir tuits, tuitear o tuitero)

El Libro va engrosándose a medida que a los periodistas que escribimos en Cambio16 nos van surgiendo dudas, y les vamos dando respuesta. Sentando precedentes de los que luego haremos norma.

USO DE LAS COMILLAS

Emplearemos las comillas altas o inglesas (“ejemplo”) para las declaraciones, para palabras usadas con un sentido distinto al habitual o para hacer referencia a algo irónico.

Podremos añadir el adverbio latino sic (así) tras cerrar comillas (escrito en cursiva y entre corchetes) para indicar que una palabra o frase que pueda parecer incorrecta es una reproducción textual de alguien que citamos en nuestro texto.

El uso de comillas simples (‘ejemplo’) quedará relegado a los títulos que creamos oportuno entrecomillar. Tanto de obras literarias, como teatrales o películas. Aunque no es obligatorio que vayan siempre entrecomilladas, sí es recomendable cuando vamos a hacer, por ejemplo, una enumeración.

No empleamos las comillas angulares («ejemplo»)

No usamos ningún tipo de comillas para palabras extranjeras. En este caso emplearemos cursivas.

FIRMA

Se firmarán todas las piezas que se publiquen, pero sólo llevarán el nombre del periodista cuando se trate de reportajes, crónicas, entrevistas o informaciones de elaboración propia.

Van firmadas como “Redacción Cambio16” aquellas piezas que se hayan elaborado a partir de una nota de prensa o de una rueda de prensa que se ha seguido desde la redacción. Así como las noticias de internacional que, generalmente, también elaboramos desde la redacción.

Las que nos proporcionen nuestros corresponsales van firmadas con su nombre y, entre paréntesis, la corresponsalía que ostentan.

En el caso de las ruedas de prensa a las que se ha acudido personalmente, y se han hecho preguntas o se han interpretado los datos para elaborar la información, sí se firman con el nombre del periodista.

Las noticias de la sección “@tuiteros” no van fimadas.

JERARQUÍA DE LA PORTADA

 

APERTURA

En general se abre la portada con la noticia más importante o destacada –a dos columnas– con fotografía en formato muy apaisado para no robar espacio de manera innecesaria.

Debajo de la noticia a dos columnas, van dos noticias en formato “noticia doble”, integradas en un cuadro sombreado.

La noticia principal de la apertura se puede mantener todo el día, aunque lo ideal es renovarla entre una y dos veces a lo largo de la jornada. Siempre por exigencia de la actualidad informativa, bien por su relevancia informativa, bien porque se pueda actualizar lo que ya está publicado con nuevos datos u otra imagen.

Por lo general, será un tema de nacional, político o relacionado con la ciudadanía. Aunque también puede ser de la sección de internacional.

Va con fotografía, en un formato horizontal muy apaisado, y es la única imagen que lleva pie de foto y va firmada de la portada. El resto de las fotografías que aparecen en la portada van sin pie ni firma.

Los domingos se colocará en este espacio a modo de “Tribuna” el reportaje central de Cambio16 edición impresa. Por lo general, no se dará en abierto; se colocarán varios párrafos con una llamada para que los lectores se suscriban a la publicación si quieren leerla en su totalidad.

Las dos noticias que van en la doble, dentro de dicha apertura, se pueden renovar con más frecuencia a medida que se vayan elaborando otras más recientes. Aquí se abren las posibilidades y se pueden colocar noticias procedentes también de cultura y sociedad. Los reportajes de elaboración propia que hayan requerido investigación y varios días de trabajo, pueden ocupar este espacio, para darles una difusión añadida.

Los fines de semana procuraremos que en los temas que ocupan la doble haya más cultura que durante el resto de la semana. Los criterios para priorizar la información cultural son que, en primer lugar, durante el sábado y el domingo se leen más este tipo de informaciones; y, en segundo, que se trata de temas más intemporales que se pueden dejar editados el viernes, ya que durante el fin de semana trabajan menos periodistas en el diario.

Hay otro tipo de apertura. La APERTURA DOBLE, con dos noticias a dos columnas. Ambas con fotografía apaisadas y firmadas. La usaremos cuando tengamos una entrevista importante, la cual colocaremos en la segunda de las noticias (suprimiendo la noticia doble del anterior modelo de apertura).

Cabe la posibilidad de colocar un roller con noticias urgentes arriba del todo, por encima de la noticia de apertura. Se utilizará en momentos muy puntuales, si la noticia está sucediendo en ese momento, y mientras la redactamos. Una vez esté publicada de manera íntegra, el roller se suprime.

COLUMNAS

El resto de la portada se estructura en dos columnas informativas. Una a la izquierda más ancha, y otra a la derecha.

Las noticias van bajando, desde la noticia doble de la apertura a las columnas, a medida que tenemos piezas nuevas para renovar la apertura. Y también habrá noticias menos relevantes que se coloquen directamente en las columnas, sin pasar por la apertura.

La columna más ancha, la de la izquierda está reservada para las noticias de nacional, internacional y entrevistas.

Algunas noticias van con fotografía (en formato fotonoticia), otras llevan una imagen en miniatura con el lead y otras directamente no llevan imagen y son sólo antetítulo y titular.

Intentaremos alternar estos tres estilos –principalmente el de fotonoticia y el de titular sin foto– con la finalidad de dar sensación de limpieza en la página, generando los suficientes espacios en blanco para que el lector no se sature durante su visita.

En la columna de la derecha se colocan las noticias de cultura y sociedad, y las encuestas. Todas van con imagen, en formato fotonoticia, donde pondremos antetítulo y titular además de la fotografía.

La opinión va destacada en el espacio para banners, que ocupa el tercio de la pantalla más a la derecha de la página, donde también se coloca la publicidad, así como el acceso a la suscripción de los semanarios de Cambio16 y un display con “Lo más visto / Lo más leído / Lo más votado”

Habrá llamadas a otras secciones debajo de este display.

La agenda de conciertos y la cartelera también van en este espacio.

Así como una selección de los blogs más relevantes o actualizados que vayamos teniendo.

Las fotografías que se colocan en la portada no tienen que ser obligatoriamente las mismas que van dentro de la noticia. Y por lo general todas las imágenes de portada se suelen presentar en un formato algo más apaisado.

TIPOGRAFÍA

ELEMENTOS DE TITULACIÓN

Es obligatorio que todas las noticias lleven antetítulo, titular y lead –entradilla–. Evitaremos a toda costa repetir palabras o conceptos en estos tres elementos, ya que podemos aprovechar cada uno de ellos para completar la presentación de nuestra pieza de una forma ágil y rápida. Además, las repeticiones causan una impresión poco deseada.

 

ANTETÍTULO

En el antetítulo expresaremos una segunda línea conceptual de la información, que hayamos descartado para el titular, o contextualizaremos la información. También puede usarse para destacar datos importantes de dicha información (cifras relevantes, lugares o fechas).

Por defecto, aparece en mayúsculas una vez se indexa la pieza. Esto debe ser tenido en cuenta. Tampoco se puede cambiar el tamaño ni la tipografía.

Procuraremos que la extensión no sobrepase una línea –lo cual podemos comprobar antes de publicar mediante la opción “previsualizar”–, pero si se hace necesario saltar a dos por cuestiones informativas, se puede. La flexibilidad es la norma predominante en el formato digital.

Cuestión aparte son los antetítulos en la PORTADA. Ahí sí se debe ajustar su longitud para que quede en armonía con las noticias que van alrededor. Así, por ejemplo, si trata de una noticia doble, ambas tendrán una longitud similar en todos los elementos de titulación, mismas dimensiones de la imagen, y mismas líneas de texto bajo ésta.

Si la noticia va en una columna, las de la izquierda no sobrepasarán las dos líneas, aunque una es lo ideal. Las de la columna derecha no sobrepasarán las tres líneas bajo ningún concepto, aunque dos es lo idóneo.

Cabe recordar que los elementos de titulación se pueden modificar en la portada, sin que cambien dentro de la noticia. Por lo que, nuevamente, podemos aprovechar esta flexibilidad para hacer llamadas de atención puntuales desde la portada y para ajustar la misma a criterios estéticos que den sensación de orden y limpieza.

TITULAR

Es un elemento muy valioso, en la medida en que puede ser responsable de que el lector abra o no esa noticia. Ha de tener “gancho”, y ser informativo.

Va en minúsculas, con la letra capital en caja alta y acentuado correspondientemente.

Procuraremos que no exceda de 3 líneas, aunque lo ideal es que ocupe entre 1 y 2 líneas.

La portada es, nuevamente, un caso aparte donde ajustaremos la longitud para que estéticamente no quede estridente. El tipo de letra no se puede cambiar, ni dentro de la noticia, ni en portada; pero sí el tamaño en la portada. Aunque no abusaremos de este tipo de retoque para que haya homogeneidad.

‘LEAD’

Es una síntesis de la información que presentamos a continuación, y debe ser una prolongación de la lectura del titular donde –sin repetir los mismos términos que en el titular– se desarrolle éste. Se pueden emplear punto y seguido, aunque procuraremos que no exceda de dos o tres frases. En las últimas frases también se puede hacer alusión a líneas conceptuales secundarias dentro de la información que no se hayan mencionado en el titular o en el antetítulo.

Esta síntesis debe tener una extensión de no menos de 3 líneas y no más de 6, con excepción de las entrevistas, donde se admite que sean más extensas para aportar la información que se considere necesaria del entrevistado, ya que en el cuerpo nos ceñiremos al formato pregunta/respuesta.

Se indexa en negrita por defecto, por lo que ese será siempre el modo en que lo visualizaremos una vez que esté publicado. El gestor no permite cambiar el tipo de letra.

Va siempre sin punto y final.

LADILLOS

Procuraremos estructurar el cuerpo de las noticias en párrafos que no sean demasiado largos y los separaremos, además, con ladillos en grupos de 3 a seis párrafos.

Los ladillos van en minúscula y resaltados en negrita.

Los ladillos no pueden repetir el mismo concepto que el titular, ya que podemos aprovecharlos para aportar directrices complementarias y muy enriquecedoras. Podemos emplear titulares descartados.

Buscaremos siempre que se pueda que tengan “gancho” y que inciten a leer lo que hay debajo. No obstante, los ladillos deben redactarse de manera que, si los suprimimos, no se vea afectada la lectura del texto.

Pueden utilizarse para tuitear las piezas donde van, y así no repetir el titular de las mismas en la red social Twitter cuando las noticias se tuiteen más de una vez.

CUERPO DE LA NOTICIA

Como mínimo ha de escribirse un párrafo, después de completar obligatoriamente el antetítulo, el titular y el lead. Aunque lo más deseable es que tenga una extensión mayor a un párrafo. Entre 3 y 5 párrafos si se trata de un breve. De ahí en adelante.

No hay límite de extensión en el formato digital, más allá del que nos marque el sentido común.

Procuraremos que todas las noticias vayan con, al menos, una imagen en el cuerpo. Puede haber más fotografías a lo largo de la pieza, y se puede incluso añadir una galería de imágenes al final.

También procuraremos vincular al final del cuerpo otras informaciones relacionadas que hayamos publicado.

El cuerpo de las noticias va en letra arial y tamaño pequeño.

Podemos hacer uso puntual de otros colores para destacar otros aspectos. Por ejemplo, en las carteleras y las agendas se pueden poner en un color distinto al negro los grupos que tocan o los teatros donde se representan las obras. Siempre con la finalidad de ordenar y clarificar al lector la navegación.

PIES DE FOTO

Es fundamental que todas las fotos lleven su correspondiente pie y vayan firmadas, a excepción de las de portada, donde solo irá firmada y con pie la foto del tema de apertura.

El pie de foto no debe saltar a dos líneas, incluyendo la firma.

Y debe tener valor informativo. Es más, se puede utilizar para añadir información complementaria al texto.

Va sin punto y final, y se separa el cuerpo de la firma mediante una barra inclinada:

Ejemplo de pie de foto / Firma

Si la foto no es nuestra, debemos indicar la procedencia.

Sólo se utilizarán imágenes sin CopyRight. Las secciones de prensa de las páginas web de los distintos organismos públicos y privados son un buen recurso para acudir a buscar fotos, puesto que su reproducción está autorizada, y no tendremos problemas con los derechos de autor.

En este caso, reflejaremos la procedencia de la imagen en la firma.

No emplearemos fotografías de agencias de prensa ni de otros medios de comunicación.

También evitaremos utilizar informaciones de otros medios de comunicación, en especial españoles, en cuyo caso habría que citarlos. En Cambio16 elaboramos contenidos propios, no damos difusión y publicidad a otros medios.

Recurriremos a la web para obtener más información sobre una noticia cuando no dispongamos de fuentes directas. Y si se trata de informaciones de fuera de nuestras fronteras, recurriremos a medios de los lugares en cuestión. Sí se contempla la posibilidad de citar a medios extranjeros (el título de dichas cabeceras se menciona en cursiva), aunque no debemos tomarlo como una constante.

 

CÓDIGO DEONTOLÓGICO F.A.P.E.

 

(Aprobado en Asamblea Ordinaria celebrada en Sevilla el día 27 de

noviembre de 1993)

 

PREÁMBULO

 

En el marco de las libertades civiles consagradas en la Constitución, que constituyen la referencia necesaria para una sociedad plenamente democrática, el ejercicio profesional del Periodismo representa un importante compromiso social, para que se haga realidad para todos los ciudadanos el libre y eficaz desarrollo de los derechos fundamentales sobre la libre información y expresión de las ideas.

Como su sujeto e instrumento de la libertad de expresión, los periodistas reconocen y garantizan que su ejercicio profesional es el cauce de manifestación de una opinión pública libre dentro del pluralismo de un Estado democrático y social de Derecho.

Pero los periodistas, también, consideran que su ejercicio profesional en el uso y disfrute de sus derechos constitucionales a la libertad de expresión y al derecho a la información, está sometido a los límites que impidan la vulneración de otros derechos fundamentales.

Por ello, a la hora de asumir estos compromisos, y como verdadera garantía que ofrece a la sociedad española, a la que sirve, la profesión periodística entiende que le corresponde mantener, colectiva e individualmente, una intachable conducta en cuanto se refiere a la ética y la deontología de la información.

En este sentido, los periodistas, integrados en la Federación de Asociaciones de la Prensa de España, se comprometen con la sociedad a mantener en el ejercicio de su profesión los principios éticos y deontológicos que le son propios.

En su virtud, la Asamblea General de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España promulga los siguientes principios y normas deontológicas de la profesión periodística:

 

PRINCIPIOS GENERALES

 

  1. El periodista actuará siempre manteniendo los principios de profesionalidad y ética contenidos en el presente Código Deontológico, cuya aceptación expresa será condición necesaria para su incorporación al Registro Profesional de Periodistas y a las Asociaciones de la Prensa federadas.

Quienes con posterioridad a su incorporación al Registro y a la correspondiente Asociación actúen de manera no compatible con estos principios, incurrirán en los supuestos que se contemplen en la correspondiente reglamentación.

 

  1. El primer compromiso ético del periodista es el respeto a la verdad.

 

  1. De acuerdo con este deber, el periodista defenderá siempre el principio de la libertad de investigar y de difundir con honestidad la información y la libertad del comentario y la crítica.

 

  1. Sin perjuicio de proteger el derecho de los ciudadanos a estar informados, el periodista respetara el derecho de las personas a su propia intimidad e imagen, teniendo presente que:

 

  1. a) Solo la defensa del interés público justifica las intromisiones o indagaciones sobre la vida privada de una persona sin su previo consentimiento.

 

  1. b) En el tratamiento informativo de los asuntos en que medien elementos de dolor o aflicción en las personas afectadas, el periodista evitará la intromisión gratuita y las especulaciones innecesarias sobre sus sentimientos y circunstancias.

 

  1. c) Las restricciones sobre intromisiones en la intimidad deberán observarse con especial cuidado cuando se trate de personas ingresadas en Centros hospitalarios o en instituciones similares.

 

  1. d) Se prestará especial atención al tratamiento de asuntos que afecten a la infancia y a la juventud y se respetará el derecho a la intimidad de los menores.

 

  1. El periodista debe asumir el principio de que toda persona es inocente mientras no se demuestre lo contrario y evitar al máximo las posibles consecuencias dañosas derivadas del cumplimiento de sus deberes informativos. Tales criterios son especialmente exigibles cuando la información verse sobre temas sometidos al conocimiento de los Tribunales de Justicia.

 

  1. a) El periodista deberá evitar nombrar en sus informaciones a los familiares y amigos de personas acusadas o condenadas por un delito, salvo que su mención resulte necesaria para que la información sea completa u equitativa.

 

  1. b) Se evitará nombrar a las víctimas de un delito, así como la publicación de material que pueda contribuir a su identificación, actuando con especial diligencia cuando se trate de delitos contra la libertad sexual.

 

  1. Los criterios indicados en los dos principios anteriores se aplicarán con extremo rigor cuando la información pueda afectar a menores de edad. En particular, el periodista deberá abstenerse de entrevistar, fotografiar o grabar a los menores de edad sobre temas relacionados con actividades delictivas o enmarcables en el ámbito de la privacidad.

 

  1. El periodista extremará su celo profesional en el respeto a los derechos de los más débiles y los discriminados. Por ello, debe mantener una especial sensibilidad en los casos de informaciones u opiniones de contenidos eventualmente discriminatorios o susceptibles de incitar a la violencia o a prácticas humanas degradantes.

 

  1. a) Debe, por ello, abstenerse de aludir, de modo despectivo o con prejuicios a la raza, color, religión, origen social o sexo de una persona o cualquier enfermedad o minusvalía física o mental que padezca.

 

  1. b) Debe también abstenerse de publicar tales datos, salvo que guarden relación directa con la información publicada.

 

  1. c) Debe, finalmente, y con carácter general, evitar expresiones o testimonios vejatorios o lesivos para la condición personal de los individuos y su integridad física y moral.

 

ESTATUTO

 

  1. Para garantizar la necesaria independencia y equidad en el desempeño de su profesión, el periodista deberá reclamar, para sí y para quienes trabajen a sus órdenes:

 

  1. a) El derecho a unas dignas condiciones de trabajo, tanto en lo que se refiere a la retribución, como a las circunstancias materiales y profesionales en las que debe desempeñar su tarea.

 

  1. b) El deber y el derecho de oposición a cualquier intento evidente de monopolio u oligopolio informativo, que pueda impedir el pluralismo social y político.

 

  1. c) El deber y el derecho de participación en la empresa periodística, para que se garantice su libertad informativa de manera compatible con los derechos del medio informativo en que se exprese.

 

  1. d) El derecho a invocar la cláusula de conciencia, cuando el medio del que dependa pretenda una actitud moral que lesione su dignidad profesional o modifique sustantivamente la línea editorial.

 

  1. e) El derecho y el deber a una información profesional actualizada y completa.

 

  1. El periodista tiene derecho a ser amparado tanto en el marco de su propia empresa como por las organizaciones asociativas o institucionales, frente a quienes, mediante presiones de cualquier tipo, pretendan desviarle del marco de actuación fijado en el presente Código Deontológico.

 

  1. El secreto profesional es un derecho del periodista, a la vez que un deber que garantiza la confidencialidad de las fuentes de información.

Por tanto, el periodista garantizará el derecho de sus fuentes informativas a permanecer en el anonimato, si así ha sido solicitado. No obstante, tal deber profesional podrá ceder excepcionalmente en el supuesto de que conste fehacientemente que la fuente ha falseado de manera consciente la información o cuando el revelar la fuente sea el único medio para evitar un daño grave e inminente a las personas.

  1. Corresponde al periodista vigilar escrupulosamente el cumplimiento por parte de las Administraciones Públicas de su obligación de transparencia informativa. En particular, defenderá siempre el libre acceso a la información proveniente o generada por aquéllas, a sus Archivos o Registros Administrativos.

 

  1. El periodista respetará y hará respetar los derechos de autor que se derivan de toda actividad creativa.

 

PRINCIPIOS DE ACTUACIÓN

 

  1. El compromiso con la búsqueda de la verdad llevará siempre al periodista a informar sólo sobre hechos de los cuales conozca su origen, sin falsificar documentos ni omitir informaciones esenciales, así como a no publicar material informativo falso, engañoso o deformado. En consecuencia:

 

  1. a) Deberá fundamentar las informaciones que difunda, lo que incluye el deber que contrastar las fuentes y el de dar la oportunidad a la persona afectada de ofrecer su propia versión de los hechos.

 

  1. b) Advertida la difusión de material falso, engañoso o deformado, estará obligado a corregir el error sufrido con toda rapidez y con el mismo despliegue tipográfico y/o audiovisual empleado para su difusión. Asimismo difundirá a través de su medio una disculpa cuando así proceda.

 

  1. c) Asimismo, y sin necesidad de que los afectados acudan a la vía judicial, deberá facilitar a las personas físicas o jurídicas la adecuada oportunidad de replicar a las inexactitudes de forma análoga a la indicada en el párrafo anterior.

 

  1. En el desempeño de sus obligaciones profesionales, el periodista deberá utilizar métodos dignos para obtener la información, lo que excluye los procedimientos ilícitos.

 

  1. El periodista reconocerá y respetará a las personas físicas y jurídicas su derecho a no proporcionar información, ni a responder a las preguntas que se les formulen, sin perjuicio del deber profesional de atender el derecho de los ciudadanos a la información.

 

  1. Con las mismas excepciones previstas para el secreto profesional, el periodista respetará el off the record cuando haya sido expresamente invocado o se deduzca que tal fue la voluntad del informante.

 

  1. El periodista establecerá siempre una clara e inequívoca distinción entre los derechos que narra y lo que puedan ser opiniones, interpretaciones o conjeturas, aunque en el ejercicio de su actividad profesional no está obligado a ser neutral.

 

  1. A fin de no inducir a error o confusión de los usuarios, el periodista está obligado a realizar una distinción formal y rigurosa entre la información y la publicidad. Por ello, se entiende éticamente incompatible el ejercicio simultáneo de las profesiones periodísticas y publicitarias.

Igualmente, esta incompatibilidad se extenderá a todas aquellas actividades relativas a la comunicación social que supongan un conflicto de intereses con el ejercicio de la profesión periodística y sus principios y normas deontológicas.

 

  1. El periodista no aceptará, ni directa ni indirectamente, retribuciones o gratificaciones a terceros, por promover, orientar, influir o haber publicado informaciones u opiniones de cualquier naturaleza.

 

  1. El periodista no utilizará nunca en beneficio propio las informaciones privilegiadas de las que haya tenido conocimiento como consecuencia del ejercicio profesional. En particular, el periodista que habitual u ocasionalmente informado sobre asuntos financieros estará sujeto a las siguientes limitaciones:

 

  1. a) No podrá utilizar en su propio beneficio económico datos financieros de los que tenga conocimiento antes de su difusión general, ni podrá tampoco transmitir tales datos a terceros.

 

  1. b) No podrá escribir sobre acciones o valores en los que tenga un interés Financiero significativo propio o de sus familiares.

 

  1. c) No podrá negociar de ningún modo acciones o valores, sobre los que tenga intención de escribir en un futuro próximo.

 

Creación de un nuevo estilo de escribir y hacer periodismo

 

INDOCHAR-PRESS

 

La creación de un nuevo estilo periodístico es necesaria y urgente. La sociedad, los ciudadanos, exigen un nuevo estilo periodístico. Las nuevos y sofisticados comportamientos de la sociedad y del ser humano, desde la definición de “terriblemente humanos”, me llevan a pensar, y consecuentemente a intentar crear, un nuevo estilo y una nueva forma de hacer “periodismo”. Una nueva forma, en síntesis, de trasmitir a la sociedad, mujeres y hombres en general, los actuales comportamientos del ser humano viviendo en colectividad y en comunidad, en esta nueva sociedad del siglo XXI creada desde  el comportamiento y las ideas de lo “terriblemente humano”, la imaginación, el entretenimiento, la necesidad  y la “histórica y ancestral mediocridad” .

En la actualidad, los nuevos modelos informativos que llegan a la sociedad, a los pueblos y a hombres y mujeres, además de insuficientes, son “groseros”, alarmistas, ruidosos, incómodos…, en absoluto entendibles, violentos incluso, vociferantes, irrespetuosos  en sus formas, incomunicables. Esto y más (que se aporatará) hace necesario de forma urgente crear un nuevo estilo periodístico multimedia (comenzando por el escrito) donde la comunicación se forje y emane de nuevos procedimientos  para tratar la información  como debería ser en este momento, y todo ello presidido por un principio: desde la “razón sin miedo”; desde el rechazo al “cómplice silencio”, utilizando: información, documentación, conocimiento, historia, análisis, reflexión, sobre todo reflexión (un tipo de tipo de periodismo, el “reflexivo”, que igualmente creé a través de su definición a primeros del siglo XXI para Cambio16 y otras cabeceras), rigor e inteligencia.

Tenemos en nuestras manos la posibilidad de crear una nueva forma de hacer periodismo, el periodismo que demanda la sociedad en la actualidad, el periodismo del futuro, y por ello debemos considerarnos personas privilegiadas y sentirnos muy orgullosos de formar parte de este proyecto.

Pero hay que hacerlo, tenemos que hacerlo, entre todos.

Cuando vemos la colección de Cambio16 llegamos a la conclusión de que, entre todos, hemos hecho algo grande.

 

Metodología

 

No se puede, ni se debe, abordar ningún tipo de actividad profesional sin una metodología, con sus métodos y herramientas, porque en caso contrario perderemos la dirección que queremos seguir y emplearemos en vano tiempo y recursos. Es también una forma de trabajar que define la manera de hacer las cosas, un estilo, una norma que nos define profesionalmente. Y hace que las tareas sean más fáciles.

También es una exigencia para todos nosotros, porque no hay atajos. Aquí, como en las regatas, hay que pasar todas las boyas porque si no se hace así se descalifica al navegante…

Aplicar una metodología correctamente también es una garantía de calidad, es el sello que asegura que un trabajo ha sido bien hecho.

Confío en que en muy breve plazo todos estemos trabajando de la misma forma.

Antes de nada, y como norma general: la información deberá será tratada, antes de ser comunicada, por un mínimo de tres profesionales y un máximo de cinco.

Queda claro que nuestro modo de hacer periodismo se debe basar en los siguientes elementos, que simbolizo a través del acrónimo INDOCHAR-PRESS

 

  1. Información (la base de partida).
  2. Documentación (el apoyo).
  3. Conocimiento (nuestra experiencia).
  4. Historia (de lo que forma parte un hecho).
  5. Análisis.
  6. Reflexión (nuestro más importante y verdadero trabajo).

 

Y, ¿cómo?

 

  1. Información. Recopilar todo lo que encontremos sobre un asunto (Panorámica) y luego seleccionar, elegir, decidir.
  2. Documentación. Buscar apoyos, declaraciones, hechos similares, marco en el que se ha desarrollado el asunto.
  3. Valorar desde nuestro propio conocimiento el asunto a tratar, su importancia, su novedad, relevancia, su extensión. Y decidir.
  4. Todo hecho, desde el momento de producirse, forma parte de la historia. Buscar antecedentes, seguir el hilo de la historia.
  5. Análisis y reflexión. Aquí empieza nuestro verdadero trabajo, antes de escribir la primera línea. Con todo lo anterior puesto sobre la mesa, analizar lo que tenemos, reflexionar, buscar la profundidad de los hechos, su trascendencia en todos los ámbitos, social, política, su posible proyección futura, conexiones con otros elementos… No se trata de relatar unos hechos sin mas –que en sí mismo es importante–, sino de analizarlos y reflexionar sobre ellos en todas sus facetas.

 

 

Ofrecer, en resumen, a un lector informado una opción que va más allá del hecho en su comprensión neta.

 

Y, tener en cuenta también lo siguiente:

 

  1. Elegir bien el tema que vamos a tratar, pensando en nuestros lectores y en la línea de la revista, no en nuestras preferencias.
  2. Buscar la trascendencia de los asuntos a tratar, no la mera actualidad.
  3. NO HACEMOS NOTICIAS.
  4. Pensar en que nos dirigimos a personas que han leído, por lo menos, un diario, escrito y en Internet, que siguen debates en televisión y en radio, que tienen opinión y criterio. Ese decir, un público difícil, pero muy atractivo para un periodista y un reto para cualquier profesional. Esa es la parte difícil, pero es lo que hace atractivo nuestro trabajo. Nosotros no somos gacetilleros.
  5. Debemos retar a nuestros lectores, desafiarles. Provocarles. Esa es nuestra función. Es lo mejor de nuestro trabajo.
  6. Y, por supuesto, desafiarnos a nosotros mismos. El nuevo periodismo lo podemos y lo vamos a crear nosotros.

Por último: que nunca un tema o un texto nos domine, nos venza. Nosotros dominamos los temas y los textos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *