DISCURSO DEL EXCMO. SR. D. MAHMOUD ABBAS PRESIDENTE DEL ESTADO DE PALESTINA

F130702IR019-e1372772558304

Debate General de la

Asamblea General de las Naciones Unidas

en su 70º sesión

Excmo. Sr. D. Mogens Lykketofl, Presidente de la Asamblea General,

Excmo. Sr. D. Ban Ki-moon, Secretario General´

Excelencias, jefes de delegación

Señoras y señores,

 

Vengo ante Ustedes hoy desde Palestina, obligado a dar la alarma sobre los graves peligros de lo que está sucediendo en Jerusalén, donde grupos extremistas israelíes están cometiendo reiteradas y sistemáticas incursiones sobre la mezquita Al-Aqsa, encaminadas a imponer una nueva realidad y dividiendo Al-Haram Al-Sharif temporalmente, permitiendo a los extremistas, bajo la protección de las fuerzas de ocupación israelíes y acompañando a los ministros y miembros del Knesset, entrar en la mezquita en ciertos momento, impidiendo a los creyentes musulmanes a acceder y entrar en la mezquita en esos momentos y ejercer libremente sus derechos religiosos.

Este es el plan que el gobierno israelí está aplicando, en directa violación del Status Quo existente desde antes de 1967 y después de esa fecha. Con estos actos, la potencia ocupante está cometiendo un grave error, porque no vamos a aceptar esto, y el pueblo palestino no permitirá la aplicación de este plan ilegal, que agrava las sensibilidades de los palestinos y los musulmanes en todas partes.

Hago un llamamiento al gobierno israelí, antes de que sea demasiado tarde, a cesar su uso de la fuerza brutal para imponer sus planes para socavar los santos lugares islámicos y cristianos de Jerusalén, particularmente sus acciones en la mezquita Al-Aqsa, para tales acciones convertirán el conflicto de político a religioso, creando una situación explosiva en Jerusalén y en el resto del territorio palestino ocupado.

Excelencias, señoras y señores,

Me complace hablar en nombre del estado de Palestina ante la estimada Asamblea General en esta sesión, que coincide con el 70 º aniversario del establecimiento de las Naciones Unidas, que ha hecho de la promoción y protección de la paz y seguridad internacionales y la preservación de los derechos humanos sus metas más centrales.

La cuestión Palestina fue una de las primeras justas causas discutidas en las Naciones Unidas desde el momento de su creación, y que aún, hasta este momento, sigue estando sin resolver, la organización y sus miembros continúan siendo incapaces para poner fin a la injusticia infligida a nuestro pueblo y a ayudar a nuestro pueblo a ejercer su derecho a la autodeterminación y establecer su estado independiente y soberano.

Excelencias, señoras y señores,

Les pido que consideren la historia de la cuestión Palestina y las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas para darse cuenta de la obvia verdad: que ha sido infligida una injusticia histórica a un pueblo y una patria, un pueblo que había vivido pacíficamente en sus tierras y contribuido intelectual, cultural y humanitariamente a la humanidad. Este pueblo no merece ser privado de su patria, morir en el exilio o ser tragado por el mar o pasar la vida huyendo de un exilio a otro. Sin embargo lamentablemente, su justa causa sigue estancada después del paso de todos estos años.

Nuestro pueblo ha colocado sus esperanzas en los países de esta organización para que les ayuden a obtener su libertad, independencia y soberanía, para que su deseo y derecho a su propio estado, como todos los otros pueblos de la tierra, se consiga, junto con una solución justa para el problema de los refugiados Palestinos con arreglo a la resolución 194 de la Asamblea General y la iniciativa de paz árabe, ¿acaso esto es pedir mucho?

Señor Presidente, señoras y señores,

Estamos reclamando derechos, justicia y paz. Mientras Palestina era dividida en dos Estados – de acuerdo con lo cual Israel se estableció hace 67 años – la segunda parte de esa resolución sigue esperando la ejecución. Palestina, que es un estado observador en las Naciones Unidas, merece pleno reconocimiento y ser miembro de pleno derecho. Es irrazonable y doloroso – a la luz de los enormes sacrificios que hemos hecho, nuestra paciencia durante todos estos años de exilio y sufrimiento y nuestra aceptación de conseguir la paz según la solución de dos Estados basada en derecho internacional, las resoluciones de las Naciones Unidas, la iniciativa de paz árabe y la hoja de ruta del cuarteto – que la cuestión de Palestina permanezca injustamente sin resolver.

Señor Presidente, señoras y señores,

La continuación de la situación es inaceptable, porque significa entregarse a la lógica de la fuerza bruta que ejerce el gobierno israelí, mientras continúa su expansión de asentamientos ilegales en Cisjordania, especialmente en Jerusalén oriental ocupada, y continúa el bloqueo de la franja de Gaza, haciendo más profundo el inmenso sufrimiento de nuestro pueblo, desafiando las resoluciones de las Naciones Unidas y los acuerdos firmados entre las dos partes bajo los auspicios internacionales. Aquí recordamos las palabras del primer ministro israelí Yitzhak Rabin a finales en 1976, cuando afirmó que Israel se convertiría en un estado de apartheid si continúa su ocupación de los territorios palestinos y describió los asentamientos israelíes en tierra Palestina como un cáncer.

La persistencia de este asunto nos impulsa a preguntarnos: ¿a caso las votaciones democráticas contra resoluciones sobre Palestina y los derechos legítimos de nuestro pueblo sirven a la paz y a aquellos que creen en la solución de dos Estados? ¿O servir y alentar a los extremistas y aumentar su odio y racismo, haciéndolos creer que ellos están por encima de la ley, hasta el punto de quemar a una familia Palestina en la ciudad de Duma, en la Cisjordania, acabando con la vida de un niño, Ali Dawabsheh y su padre y su madre? Lo que queda de esta familia es un niño huérfano, Ahmed, 4 de años de edad, que se encuentra entre la vida y muerte en el hospital como consecuencia de sus quemaduras, mientras los asesinos siguen en libertad y aún no han sido detenidos.

Este no es el primer crimen. Antes, ellos quemaron vivo y asesinaron el niño Palestino, Mohammed Abu Khdeir, en Jerusalén y el niño Mohammed Al-Dura en Gaza, y anteriormente miles de palestinos fueron asesinados en Gaza y Cisjordania. Y, todavía recordamos la masacre de Deir Yassin y los crímenes contra nuestro pueblo que han quedado sin castigo.

¿Por cuánto tiempo Israel permanecerá por encima del derecho internacional y sin pagar por ello?

Debido a las limitaciones de tiempo, no podré narrar con detalle cuántas violaciones israelíes están cometiendo contra nuestro pueblo y cuántas leyes represivas han sido emitidas por los sucesivos gobiernos israelíes, la última de las cuales es la legislación formal de instrucciones para disparar munición y detener y reprimir a manifestantes pacíficos palestinos, para continuar imponiendo esta ocupación ilegal.

Señor Presidente, señoras y señores,

No respondemos al odio y brutalidad de la ocupación israelí de la misma forma. En cambio, estamos trabajando para difundir la cultura de paz y convivencia entre nuestros pueblos y en nuestra región, y estamos ansiosos por conseguirlo y presenciar el día en que todos los pueblos de nuestra región podrán disfrutar de la paz, la seguridad, la estabilidad y la prosperidad. Esto no puede lograrse con la continuación de la ocupación, la colonización de asentamientos, el muro, la quema de personas, lugares de culto y las viviendas, la matanza de jóvenes, niños y bebés, la quema de cultivos y el arresto y la detención de personas sin cargos ni juicios.

¿Cómo puede un estado pretender ser un oasis de democracia y afirmar que sus tribunales y aparato de seguridad funcionan de acuerdo a la ley, adoptar la existencia de pandillas y otras organizaciones terroristas que aterrorizan a nuestro pueblo, sus propiedades y lugares sagrados, todos bajo la protección y la mira del ejército israelí y la policía, que no los disuade o castiga, sino más bien les brinda protección y atención?

Señor Presidente, señoras y señores,

¿No es hora de poner fin a esta injusticia? ¿No es hora de parar este sufrimiento? ¿No es hora para de que el muro de anexión racista sea desmantelado? ¿No es hora para que los humillantes y degradantes puestos de control y barreras creado por las fuerzas de ocupación israelíes en nuestra tierra sean retirados, para que el bloqueo israelí impuesto en la franja de Gaza se levante y las personas puedan moverse con libertad y dignidad en su propia patria y fuera de ella? ¿No es la hora de acabar con la colonización racista y terrorista de nuestra tierra que está imposibilitando la solución de dos Estados? ¿No es hora de que 6 mil prisioneros palestinos y detenidos en cárceles israelíes vean la luz de la libertad y vivan entre sus familias y comunidades? ¿A caso no es el momento de que la ocupación más larga en la historia que asfixia a nuestro pueblo llegue a su fin?

Señor Presidente, señoras y señores,

A pesar de todas las trabas impuestas por la ocupación, desde el establecimiento de la Autoridad Nacional Palestina y hasta este momento, hemos trabajado incesantemente para construir los cimientos de nuestro estado, su infraestructura e instituciones nacionales soberanas. Hemos hecho auténticos progresos, confirmados por varios organismos internacionales, especialmente las Naciones Unidas, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Vamos a continuar nuestros esfuerzos y trabajo, con el apoyo de nuestros hermanos y amigos, para hacer realidad dicho Estado, comprometiéndonos con las normas internacionales, el estado de derecho y la transparencia como un Estado democrático y moderno.

En este marzo valoramos altamente los esfuerzos de los países donantes, encabezados por el Reino de Noruega, y solicitamos su continuo apoyo para lograr una vida mejor para nuestro pueblo y fortalecer las instituciones de nuestro estado.

En este contexto, nuestro acceso como miembro a las organizaciones, tratados y convenios internacionales, no está dirigido contra nadie, sino que está encaminado a salvaguardar nuestros derechos, protegiendo a nuestro pueblo y armonizando las leyes y legislación de nuestro país con los normas internacionales y fortalecer su identidad y estatus legal internacional.

Y sobre la situación palestina interna, estamos determinados a preservar la unidad de nuestro pueblo y nuestra tierra. No aceptaremos soluciones temporales de fragmentar el estado. Pretendemos formar un gobierno de unidad nacional que funcione de acuerdo al programa de la Organización para la Liberación de Palestina y pretendemos celebrar elecciones presidenciales y legislativas.

Palestina es un país de paz y santidad. Es la cuna de Cristo, el Mensajero de amor y paz. Esto es Palestina que todavía está en busca de paz, y la gente quiere vivir en su patria en seguridad, estabilidad, armonía y buena vecindad con todos los pueblos y países de la región. Esto es atestiguado por sus contribuciones culturales, humanitarias y espirituales a la humanidad desde el principio.

Recientemente, el 17 de mayo de 2015, dos monjas de Palestina, Alphonsme Ghattas y Mariam Baouardy, fueron canonizadas como Santas por su Santidad el Papa Francisco I en el Vaticano en presencia de decenas de miles de fieles de todo el mundo. Se izó la bandera de Palestina en el Vaticano, que reconoce el estado de Palestina, como se documenta en el acuerdo firmado entre la Santa Sede y el estado de Palestina.

Aspiramos a ver el Estado independiente de Palestina ocupando su legítimo lugar entre la comunidad de naciones y confiamos en que este hecho contribuya activamente al progreso económico, cultural y humanitario de la civilización, con efectos positivos para nuestro pueblo, la región y el mundo.

Desde Palestina y con Palestina se logrará la paz.

Quiero aprovechar esta ocasión para expresar en nombre de nuestro pueblo nuestra profunda gratitud a los países que han votado a favor de la resolución que ha hecho posible que hoy podamos izar nuestra bandera en la sede de las naciones Unidas. No está muy lejos el día en que izaremos la bandera palestina en Jerusalén oriental, la capital del Estado Palestino.

También quiero agradecer las recientes decisiones del parlamento Europeo que han condenado firmemente los asentamientos israelíes y sus productos, y han reconocido el derecho del pueblo palestino a un estado soberano e independiente al lado del Estado de Israel y que ha establecido un comité de relaciones con Palestina

Señor Presidente, señoras y señores,

Varios países de Europa y sus parlamentos también han reconocido al estado de Palestina, reafirmando nuestro derecho natural a la independencia. En este sentido, agradecemos al Reino de Suecia por su valor y reconocimiento del estado de Palestina. De hecho, los países que apoyan la solución de dos Estados deben reconocer los dos Estados, no sólo uno.

Hoy, hago un llamamiento a los países que todavía no han reconocido el estado palestino. Estamos seguros que lo harán, basado en la convicción en la justicia merecida por nuestro pueblo y su causa.

Desde esta tribuna en las Naciones Unidas y en este período de fiestas religiosas, también extiendo al pueblo de Israel un llamamiento sincero a la paz basada en la justicia, la seguridad y la estabilidad para todos. También debo exigir otra vez al Consejo de seguridad y a la Asamblea General que cumpla sus responsabilidades antes de que sea demasiado tarde y se pierden las posibilidades de paz.

Excelencias, señoras y señores,

Todos somos conscientes de que Israel socavó los esfuerzos realizados por la administración del Presidente Barack Obama en los últimos años, más recientemente los esfuerzos del Secretario de estado John Kerry, encaminados a alcanzar un acuerdo de paz mediante negociaciones. Las políticas y prácticas del gobierno israelí y las posturas de su primer ministro y miembros del gabinete conducen a una conclusión clara: está trabajando muy duro para destruir a la solución de dos Estados que buscamos alcanzar sobre la base de las resoluciones de legitimidad internacional.

Excelencias, señoras y señores,

Acogemos con satisfacción los esfuerzos internacionales y europeos, incluyendo la iniciativa francesa para la formación de un grupo de apoyo internacional para lograr la paz. En su reciente Cumbre, los Estados árabes confirmaron su apoyo a una resolución del Consejo de seguridad que reafirma los parámetros claros para una solución pacífica conforme a la solución de dos Estados basada en las fronteras de 1967 y que establece un calendario para poner fin a la ocupación. Ya no es útil perder el tiempo en las negociaciones por el bien de las mismas; lo que se necesita es movilizar esfuerzos internacionales para supervisar el fin de la ocupación en consonancia con las resoluciones de legitimidad internacional. Hasta entonces, hago un llamamiento a las Naciones Unidas para proporcionar una protección internacional al pueblo palestino de conformidad con el derecho internacional humanitario.

Señor Presidente, Excelencias, señoras y señores,

Hemos tratado de obligar a Israel a aplicar los acuerdos firmados y a negociar conforme a la solución de dos Estados a través de contactos directos con el gobierno israelí, así como a través de los Estados Unidos, la Federación de Rusia, la Unión Europea y las Naciones Unidas (los miembros del cuarteto). Sin embargo, el gobierno israelí insiste en continuar con su destrucción de la solución de dos Estados y el afianzamiento de dos regímenes en el terreno: por una parte un régimen de apartheid que se impone actualmente en el territorio del estado de Palestina y contra los palestinos y un régimen de privilegios y protección a los colonos israelíes por otra parte.

Excelencias, señoras y señores,

El acuerdo transitorio de Oslo y sus anexos y los posteriores acuerdos firmados con Israel, estipulan que los acuerdos sean implementados dentro de cinco años, finalizando en 1999 con plena independencia para el estado de Palestina y el cese de la ocupación israelí. Pero Israel dejó la realización del proceso de retirar sus fuerzas de las zonas clasificadas como B y C, que representan más del 60% del territorio de Cisjordania, incluida Jerusalén oriental. Por el contrario, intensificaron sus actividades de asentamiento por todas partes. Desde el discurso del Presidente Obama en el Cairo en 2009, en el que llamó al cese de los asentamientos, el gobierno israelí aumentó las actividades de asentamiento en al menos un 20%, violando su obligación de no realizar ninguna acción ilegal ni unilateralmente ya que esto sería hacer imposible la solución final. Por otra parte, la potencia ocupante ha incumplido repetidamente lo acordado respecto a las zonas clasificadas como A, que se supone que están bajo completa jurisdicción de seguridad palestino y en la que hemos desarrollado las instituciones del Estado palestino.

Al mismo tiempo, Israel se niega a revisar los acuerdos económicos que controlan la capacidad de la economía Palestina para desarrollarse y ser independiente, y está decidido a imponer su dominio en nuestra economía, similar a su dominación militar y de seguridad y rechaza el derecho de los palestinos al desarrollo y a sus recursos naturales. Por lo tanto, Israel ha destruido los cimientos sobre los que se basan los acuerdos políticos y de seguridad, que también han sido socavados por las medidas adoptadas por los sucesivos gobiernos israelíes que han negado la fase transitoria a la consecución de la independencia de nuestro estado, y ha perpetrado graves violaciones, que han hecho la situación insostenible.

Por lo tanto, declaramos que mientras Israel se niegue a comprometerse con los acuerdos firmados con nosotros, que nos otorgan una autoridad sin poderes reales, y se niegue a cesar sus actividades de asentamientos y a la liberación del cuarto grupo de presos palestinos conforme a nuestros acuerdos, no nos dejan más remedio que insistir en que somos los únicos que continuamos comprometidos con la aplicación de estos acuerdos, mientras que Israel los viola continuamente. Por lo tanto declaramos que no podemos seguir rigiéndonos por estos acuerdos y que Israel debe asumir todas sus responsabilidades como potencia ocupante, porque la actual situación no puede continuar y las decisiones del Consejo Central palestino del pasado mes de marzo son específicas y vinculantes.

Excelencias, señoras y señores,

El estado de Palestina, basado en las fronteras del 4 de junio de 1967 con Jerusalén oriental como su capital, es un estado bajo ocupación, como fue el caso de muchos países durante la segunda guerra mundial. Nuestro estado es reconocido por 137 países alrededor del mundo y el derecho de nuestro pueblo a la autodeterminación, la libertad y la independencia es reconocido a nivel mundial como inalienable e indiscutible.

Es más, recuerdo que la resolución 67/19 de 2012 de la Asamblea General, que otorga estatus de Estado observador a Palestina, reafirmó que el Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina sería el gobierno provisional del estado de Palestina y que el Consejo nacional palestino es el Parlamento palestino del estado de Palestina.

Debo reiterar: la situación actual es insostenible. Nuestro pueblo necesita verdadera esperanza y necesita ver esfuerzos creíbles que pongan fin a este conflicto, para acabar con su miseria y conseguir sus derechos. Empezaremos la aplicación de esta resolución por todos los medios pacíficos y legales. La Autoridad Nacional Palestina será la vía que conducirá a los palestinos de la ocupación a la independencia, si no Israel, la potencia ocupante, debe llevar todas sus responsabilidades.

Al mismo tiempo y basado en nuestro compromiso con los principios del derecho internacional, el estado de Palestina continuará con sus esfuerzos para adherirse a las convenciones y las organizaciones internacionales, y a avanzar en la defensa de su pueblo bajo la ocupación a través de todos medios legales y pacíficos disponibles, como de una parte firmante de los convenios de Ginebra de 1949 y un Estado parte en el estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. Los que temen el derecho internacional y cortes internacionales deben dejar de cometer todos los crímenes.

Señor Presidente, Excelencias, señoras y señores,

Mis manos permanecen extendidas para lograr la paz justa que garantice los derechos de mi pueblo, la libertad y la dignidad humana. Digo a nuestros vecinos, el pueblo de Israel que la paz es un interés común y en interés de nuestras generaciones futuras. Una visión estrecha es destructiva. Espero que consideren la peligrosa realidad en la zona y miren al futuro y acepten para los palestinos lo que aceptan para Ustedes mismos. De esta forma verán como el logro de la paz será posible, y podrán disfrutar de la seguridad, la paz y la estabilidad. Estas son las aspiraciones que queremos realizar para el pueblo palestino.

 

Gracias por su amable atención.

 

Que la paz, la misericordia y las bendiciones de Dios sean con usted.

 

Nueva York

30 de septiembre de 2015

 

Ver discurso en PDF en inglés

Ver discurso en PDF en árabe

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *