Bienvenido, míster Kerry

KerryLlegada

El nuevo convenio bilateral cuadruplicará los soldados de EEUU en Morón, que pasa a ser una base “permanente”

Los ERE a la plantilla de trabajadores españoles en la base estadounidense de Morón de la Frontera (Sevilla) se han sucedido sin pausa al tiempo que el gobierno de Barack Obama ha ido aumentando su presencia en estas instalaciones con más soldados, aeronaves y material bélico. La puerta que el dictador Francisco Franco abrió en los años 50 del pasado siglo, ahora un gobierno democrático la consolida con un convenio bilateral que servirá para cuadruplicar la presencia de militares estadounidenses en suelo español. El Consejo de Ministros ha aprobado hoy viernes un convenio entre España y Estados Unidos por el que la base temporal de Morón se convierte en permanente para la fuerza estadounidense en Europa para intervenciones en África.
El pasado 7 de abril, el Gobierno de Mariano Rajoy decidió prorrogar durante un año el despliegue temporal de 850 marines de EEUU en la base sevillana, una cantidad que podrá aumentar hasta los 3.500 efectivos militares, además de la presencia de 12 aviones de transporte, cuatro dedicados al repostaje y una aeronave más de apoyo.

Este convenio coincide con la visita que el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, tiene previsto realizar a España el domingo y el lunes, su primer viaje oficial al país. Kerry será recibido por el rey Felipe VI; el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo.

La firma de esta ampliación indefinida en el tiempo de soldados estadounidenses en Morón se produce después de los graves desencuentros diplomáticos protagonizados por los anteriores gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Georges Bush con motivo de la retirada de las tropas españolas de la guerra de Irak en 2004.

Desde 2013, el Gobierno de Rajoy prorroga año tras año la presencia en Morón de una fuerza de marines que en la actualidad es de 850 efectivos pero que podría aumentar hasta los 3.500 soldados. Washington buscaba inicialmente una base en el norte de África para esta fuerza de despliegue rápido ante posibles crisis de terrorismo integrista en el Sahel, pero definitivamente ha optado por la vía de Morón como base permanente, decisión que necesita obligatoriamente la modificación del convenio bilateral de Defensa.

El convenio firmado servirá para que EEUU invierta 24 millones de dólares en la base sevillana, aunque esto no forma parte del tratado, sino de un acuerdo adjunto. Por otra parte, y como contraprestación, desde Washington se ha prometido una solución al contencioso de las tierras contaminadas en Palomares (Almería), un grave problema ambiental que no se ha abordado desde que en 1966 chocaran dos B-52 estadounidenses, provocando la caída de cuatro bombas atómicas en estas aguas almerienses y el posterior y famoso baño propagándistico del entonces ministro franquista Manuel Fraga.

El actual convenio prorrogado de la base de Morón data de 1988, durante el gobierno del socialista Felipe González. Esta prórroga de un año se ha llevado a cabo para que España y EEUU tomaran posiciones para convertir Morón en una base permanente y dejara de ser temporal como hasta ahora venía siéndolo legalmente. Las negociaciones bilaterales se iniciaron el pasado 23 de enero y han fructificado en un tiempo récordo.

Mientras tanto, la plantilla española de la base de Morón ha sufrido 240 despidos desde 2010 a través de tres expedientes de regulación de empleo (ERE) que se han ejecutado en paralelo al incremento de la presencia militar estadounidense. El nuevo despliegue de soldados estadounidenses, que podrá cuadruplicar el máximo de 850 efectivos estipulado en el convenio bilateral firmado entre ambos países en 1988. Los trabajadores españoles reclaman “contraprestaciones” en materia de empleo, como por ejemplo “la readmisión” de los 121 trabajadores despedidos a través de los ERE de 2013 y 2014. Un portavoz de los empleados españoles en la base considera “un chollo” para Estados Unidos este nuevo convenio.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *